Friday, June 24, 2016

 

El número de la bestia / Iron Maiden


Infortunio para ustedes, Tierra y Mar 
Pues el demonio ha mandado a la bestia con ira 
Porque El sabe que el tiempo es corto 
Dejad al que entiende el numero de la bestia 
Pues es un numero humano 
Su numero es seiscientos sesenta y sies 
(Apocalipsis Capitulo XIII versiculo 18) 

Parti solo, con la mente en blanco 
Necesito tiempo para pensar y ver los recuerdos de mi mente 
Lo que vi puedo creerlo 
Que lo que vi aquella noche fue real y no solo fantasia 
Lo que vi, en mis viejos sueños 
Fueron reflexiones de mi deformada mente 
Porque en mis sueños, siempre esta ahi, 
Esa malvada cara que retuerce mi mente y me hace desesperar

La noche era negra, no tenia sentido voltear 
Pues lo unico que podia ver era alguien mirandome 
En la niebla obscuras figuras se mueven y retuercen 
Era todo esto verdad o solo una especie de infierno 

666 el numero de la bestia 
Infierno y fuego fueron engendrados para ser liberados 



Las antorchas brillaban y cantos sagrados se rezaban 
Empezaron a gritar, manos alzadas al cielo 
Por las noches, las llamas arden brillantes 
El ritual ha empezado 
El trabajo de Satan esta hecho 

666 el numero de la bestia 
El sacrificio se lleva a cabo esta noche 

Esto no puede continuar, tengo que informar a la ley 
Sigue siendo real o solo un loco sueño? 
Pero me siento atraido por los cantos de la horda del mal 
Ellos parecen hipnotizarme... no puedo evadir sus ojos 

666 el numero de la bestia 
666, lo unico para ti y para mi 

Volvere, Regresare 
Y poseere tu cuerpo y te hare arder 
Tengo el fuego, tengo la fuerza 
Tengo el poder para hacer que mi maldad siga su curso

 

Salud!



Tuesday, June 21, 2016

 

30 años del mejor goles de los Mundiales


"Ahí la tiene Maradona
lo marcan dos, 
pisa la pelota Maradona
arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, 
deja el tendal y va a tocar para Burruchaga... 
¡Siempre Maradona
¡Genio! ¡Genio! 
¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta... 
Gooooool... Gooooool... 
¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! 
¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona
Es para llorar, perdónenme... 
Maradona, en recorrida memorable, 
en la jugada de todos los tiempos... 
Barrilete cósmico... ¿De qué planeta viniste, 
para dejar en el camino a tanto inglés? 
para que el país sea un puño apretado 
gritando por Argentina
Argentina 2 - Inglaterra 0. 
Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona... 
Gracias, Dios, por el fútbol, 
por Maradona
por estas lágrimas, 
por este Argentina 2 - Inglaterra 0..."


Relato de Victor Hugo Morales

Monday, June 13, 2016

 

Vacaciones!



Sunday, June 05, 2016

 

Decía Thomas Mann :


"En el año 1865 Nietzsche, que entonces tenía veintiún años, cuenta a su amigo de estudios Paul Deussen ( el que luego sería famoso sanscritista e investigador del Vedanta ) una historia extraña.
El joven había hecho solo una excursión a Colonia y había contratado allí los servicios de un criado para que le enseñase las cosas dignas de ver que hubiera en la ciudad.
Esto dura toda la tarde, y al final, ya al anochecer, Nietzsche pide a su guía que le enseñe un restaurante recomendable.
Pero aquel tipo, que para mí ha asumido la figura de un mensajero siniestro, lo conduce a una casa de prostitución.
El adolescente, un adolescente que era puro como una muchacha, un adolescente que era todo espíritu, todo erudición, todo timidez piadosa, se ve rodeado de pronto, asi dice él mismo, por una media docena de figuras vestidas con lentejuelas y con gasas, que clavan en él sus ojos llenos de expectación.
Atravesando por en medio de ellas aquel joven músico, filólogo y venerador de Schopenhauer, camina instintivamente hacia un piano que advierte en el fondo del diabólico salón y en el que él ve ( son sus palabras ) "el único ser dotado de alma entre aquella gente", y toca algunos acordes.
Esto elimina su hechizo, libera su estupor, y Nietzsche sale fuera a la calle, consigue huir.
Al dia siguiente Nietzsche cuenta esta experiencia vital a su camarada, y sin duda se la cuenta entre risas.
Pero no tenía consciencia de la impresión que había causado en él.
Era nada más y nada menos que eso que los psicólogos llaman un "trauma", una conmoción.
Y el hecho de que esa conmoción repercuta en él de modo creciente, y no vuelva a abandonar su fantasía, testimonia la receptividad del santo para el pecado.
En la cuarta parte de "Así habló Zaratustra", veinte años más tarde, encontramos en el capítulo titulado "Entre hijas del desierto", una poesía orientalizante cuyos chistes horribles delatan, con su torturada falta de gusto, una sensualidad mortificada, los problemas de esa sensualidad, cuando las inhibiciones ya han quedado aflojadas.
En esta poesía, que trata de las "queridísimas amigas y muchachas-gato Dudú y Suleica" y que es una ensoñación erotica de un humorismo penoso, aparecen de nuevo, continúan estando allí las "falditas de encaje, ondeantes como un abanico" de aquellas muchachas de Colonia dedicadas a la prostitución.
Las "figuras vestidas con lentejuelas y con gasas" de entonces han servido manifiestamente de modelo a las deliciosas hijas del desierto.
Y desde éstas es muy poco el tiempo que queda, sólo cuatro años, para llegar a la clínica de Basilea, en la que el enfermo declara que, en años anteriores, había contraído por dos veces la sífilis.
La historia médica de Jena señala que la primera vez que ocurrió ese infortunio fue en el año 1866.
Es decir, un año después de haber huido de aquella casa de Colonia Nietzsche vuelve, sin guía diabólica esta vez, a un lugar de ésos y contrae ( algunos dicen que a propósito, como autopunición ) aquello que desgarrará su vida, pero que también la elevará a alturas enormes; sí, contrae aquello de lo que brotarían efectos seductores, en parte afortunados, y en parte fatales, sobre toda una época.
Lo que insista a Nietzsche, pasados unos pocos años a abandonar su puesto universitario en Basilea es una mezcla de enfermedad creciente y de afán de libertad.
En el fondo ambas cosas son lo mismo."

Saturday, June 04, 2016

 

La revancha, en el cielo!



This page is powered by Blogger. Isn't yours?